por Miguel Ángel Manzano

Pomerland Schnauzer Gigante

«Pocas cosas resultan más tristes que un talento desaprovechado«. Esta frase, pronunciada por mi amigo Julio Beberide en el curso de una de nuestras numerosas y jugosas charlas, me produjo una curiosa desazón. Más tarde, ya a solas, descubrí por qué no conseguía quitármela de la cabeza: se ajustaba perfectamente a la sensación que cosquilleaba mi conciencia cinófila, impidiendo que la satisfacción por lo conseguido hasta ahora fuera plena. Faltaba algo y la frasecita de marras lo había sacado a la luz poniendo en marcha ese mecanismo que todo perfeccionista lleva dentro y que le impulsa a ir más allá en su utópica búsqueda. Este artículo pretende haceros partícipes de mi inquietud y constituye toda una declaración de intenciones, marcadas por la afición y una pizca de romanticismo.

Ch. Johnny Walker de Pomerland
Ch. Johnny Walker de Pomerland

La Rusticidad, valor de ley

El SCHNAUZER GIGANTE o RIESENSCHNAUZER es, ante todo, un perro de utilidad cuyos orígenes hunden sus raíces en zonas agrícolas y ganaderas  del sur de Alemania. Las duras condiciones de clima y trabajo en las que se gestó la formación de la raza a lo largo de muchas generaciones, sometidas a selección con vistas a su utilización, dieron lugar a esa joya genética que, debidamente depurada, a llegado hasta nuestros días. Su apariencia resulta muy impactante, tanto para el ojo del neófito como para el del cinófilo experimentado que sabe ver más allá y para el que tiene un atractivo añadido que constituye su valor más determinante, su VALOR DE LEY: su rusticidad, que se conserva viva a pesar de la elegancia y nobleza de su porte. Pero, ¿se valora y se mima la selección con miras a mantener ese delicado equilibrio entre rusticidad y elegancia que diferencia a una verdadera joya de la mejor de las bisuterías? Mucho me temo que ese equilibrio corre peligro y pienso que el enemigo es fuerte y actúa solapadamente, habiendo quizá llegado el momento de tomar postura.

Ripply de Pomerland
Ripply de Pomerland

En cristal de Bohemia sabe mejor

Juan Weber, capacitado profesional del trabajo deportivo, ha decidido apostar con nosotros por algo diferente y, motivado por el reto, junto a su compañera Rosa Marín, aporta su buen hacer preparando desde cachorros algunos de nuestros perros con vistas a la competición. Pero dejemos que sea él quien nos cuente lo que ha experimentado en su trato con estos futuros campeones.

Juan Weber con Merlín de Pomerland
Juan Weber con Merlín de Pomerland

«Todas las razas deben ser sociabilizadas, bien es cierto que algunas necesitan más apoyo por nuestra parte y una de éstas es el SCHNAUZER GIGANTE. Es un perro con un carácter muy especial y es por ello que la socialización debe ser tratada también de una forma muy especial. Es muy importante en su caso calibrar el umbral de inseguridad y saber canalizarlo de la mejor manera posible para no dañar irreparablemente su equilibrio psíquico.
Cuando el cachorro llega a su nueva casa no le saturo y le dejo que se adapte él mismo, que analice la situación y la asimile sin presiones. Una vez relajado, el siguiente paso es el juego, primero conmigo y más adelante con otros congéneres, pues las señales varían mucho de unos a otros y así el desarrollo de su seguridad será más completo al imitar jugando gran parte de los elementos de las conductas sociales que debe aprender a interpretar. Deben tener todo tipo de experiencias sociales y ambientales desde edad muy temprana, siendo crucial la etapa entre los 2 y los 5-6 meses. Diría que su presentación del mundo hay que hacerla con una delicadeza exquisita, pues, dado su elevado nivel de instintos, cualquier error por nuestra parte podría crearle un conflicto de muy difícil solución.
He disfrutado la experiencia de tener a mi cargo a la vez varios cachorros de edad muy similar, poniéndoles en muy distintas situaciones y, comparándolos con otras razas, he podido sacar mis propias conclusiones. Por eso me creo en disposición de opinar que el SCHNAUZER GIGANTE requiere de un nivel de paciencia, delicadeza y dedicación extremos. Pero los resultados pueden ser espectaculares.»

Arwen de Pomerland
Arwen de Pomerland

Llegados a este punto y al hilo de lo aportado por Juan Weber, conozcamos la opinión del especialista Julio Beberide, fundamentada en más de cuarenta años de actividad relacionada con los perros y en la crianza y educación de numerosos SCHNAUZER.

«Sobre las 7 u 8 semanas de vida, el perro comienza a producir la hormona responsable del recelo. Ello coincidiría, en el caso de los cánidos salvajes, con las excursiones investigadoras cada vez más lejos del cubil y del terreno batido por la madre protectora y, por tanto, más expuestas a peligros todavía desconocidos. En el caso del SCHNAUZER esta etapa hormonal es muy significativa, pudiendo marcar claramente su comportamiento futuro. El miedo resulta ser un recelo incontrolado que suele bloquear toda capacidad de reacción que no sea la huída. Tenemos pues que canalizar ese natural recelo ofreciendo al animal pautas de conducta que inhiban la angustia y, consecuentemente, comportamientos de evitación indeseables en un perro de utilidad. Ese recelo, ese punto de inseguridad, puede ser interpretado por muchos como una pega o defecto, cuando, en realidad, bien aprovechado, hace del SCHNAUZER una de las mejores razas de guarda y en muchísimos casos un eficacísimo perro de defensa. Lo que para muchos poco duchos es un simple defecto, para algunos que sí que saben (los menos) representa una virtud a aprovechar para conseguir prestaciones muy altas, utilizando ese recelo natural como combustible. Claro que, para obtener resultados, hace falta una gran dosis de sensibilidad y conocimientos ya que se trata de material muy frágil. Pero no se degusta igual el trago del éxito en una delicada copa de cristal de bohemia que en un ordinario vaso de Duralex, aunque tengamos que manejarla con infinito cuidado para no romperla. Pues eso.»

Julio Beberide con Ripply de Pomerland
Julio Beberide con Ripply de Pomerland

El aval de la historia

No resulta habitual la presencia de nuestra raza en pruebas deportivas en España o, al menos, no tan habitual como la de otras. ¿Significa esto que sus aptitudes son más teóricas que reales? ¿No las ha demostrado nunca en competiciones de gran prestigio que avalen su derecho de pertenecer a la elite de los perros de utilidad? Como botones de muestra, veamos que tiene que contarnos nuestro buen amigo y entendido aficionado Benjamín Galisteo.

Ch. Dakota de PomerlandCh. Dakota de PomerlandCh. Dakota de PomerlandCh. Dakota de PomerlandCh. Dakota de Pomerland
Ch. Dakota de Pomerland

«No sería justo si no empezara nombrando al, digamos, gran criador centrado en el trabajo deportivo WILLI SCHMITT, con su afijo VON FELSENKELLER, que data ya de 1925. Desde aquella época crió, hasta los años 80, más de 30 ejemplares con SchH3.
Citaré también como ejemplo a SANTOS V. WERRAECK, ganador del campeonato del mundo de la ISPU para SCHNAUZER GIGANTES en 1995 y que ya sorprendió con muy buenos resultados en el Campeonato del Mundo de todas las razas en Varese (Italia) en 1994, con un más que honroso 13º puesto empatado a puntos con el 12º y por delante de cualquier atisbo de representación española, ya que aquel año el mejor clasificado lo encontramos en el puesto 45º y era ni más ni menos que el campeón de trabajo del Real CEPPA.
Mención destacada merece ZAR V. HATZBACHTAL, Bisg 97-98,  subcampeón del mundo de todas las razas FCI en 1998 y gran reproductor dentro de los referentes en las líneas de trabajo en la actualidad. En aquél campeonato el equipo alemán repartía sus participantes con dos malinois machos, dos perros de pastor alemán, macho y hembra, y el SCHNAUZER GIGANTE. Con 94 participantes de entre 110 en catálogo, ZAR se proclamó subcampeón del mundo de todas las razas en el apartado individual con un total de 290 puntos (98/98/94) a un solo punto del ganador, su compañero de equipo el malinois SCHNITZ DES DEUX PATTOIS. Hasta el puesto 11º,  excepto ZAR, todos fueron malinois. Entre los 20 primeros, 15 malinois, ZAR y 4 perros de pastor alemán, uno de ellos el doble campeón del mundo ORRY VON HAUS ANTWERPA en el puesto 12º.
Desde mis diez años de experiencia como aficionado al trabajo deportivo con perros de utilidad y siete años dedicado exclusivamente al SCHNAUZER GIGANTE, creo necesario lanzar un S.O.S. a la raza que está en peligro de  “desuso”. En el tiempo que estuve compitiendo no me crucé nunca con la posibilidad de poder enfrentar a mis perros con sujetos de su misma raza ya fuesen criados en España o importados.»

Ch. Dakota de Pomerland
Ch. Dakota de Pomerland

Y para que la muestra sea más variada, ya que botones hay como para una sotana:

En el Campeonato Mundial 2001 de la FCI JASSO V. HATZBACHTAL quedó en 5º lugar con 7 SCHNAUZER GIGANTES compitiendo entre 54 participantes.

AKIDO V. ELBERFELD (único SCHNAUZER GIGANTE entre 100 participantes) en el Campeonato Mundial 2005 de la FCI quedó en 13º lugar con 287 puntos (98/92/93). De los 15 primeros perros 12 eran malinois y 2 perros de pastor alemán además de AKIDO y el primer español clasificado ocupó el puesto 41º con un malinois, ganador ese mismo año de la Copa de España. En el Campeonato Nacional de Alemania del mismo año 2005, AKIDO, ya con 6 años de edad, quedó en el puesto 3º siendo batido únicamente por 2 malinois. En el Campeonato Mundial 2006 de la FCI AKIDO volvió a ocupar el 3º puesto siendo batido nuevamente tan sólo por 2 malinois.

El enemigo a batir

Estos datos y otros muchos que obran en nuestro poder y no aportamos para no ser demasiados exhaustivos, nos reafirman en nuestra convicción de que nos encontramos ante un auténtico talento desaprovechado. Pero no sólo eso, sino que, y esto es lo grave, además corre auténtico peligro de ser desvirtuado para siempre como perro de utilidad. ¿Y quién sería el culpable? Culpables más bien, porque culpables seremos todos los que consintamos que las cosas continúen por donde van sin hacer nada eficaz por cambiar su curso.

Ch. Dakota de Pomerland
Ch. Dakota de Pomerland

En párrafos anteriores citaba al enemigo fuerte que actúa solapadamente y nos empuja a tomar postura. ¿A quién creéis que me refiero? ¿Quién es ese enemigo a batir? Pues ni más ni menos que la comercialización derivada del tipo de perro que, poco a poco, solapadamente, se va imponiendo en las exposiciones de belleza de manera por desgracia cada vez más generalizada. Y la fuerza de este temible enemigo reside en la alegría con la que la gente se embarca en lo fácil y acomodaticio, remando siempre a favor de la corriente.

Cambiar el pelo, cambiar el perro

Paulatinamente y en aras de una mal interpretada espectacularidad, se están premiando ejemplares que se alejan del estándar, sobre todo en cuanto al pelo. Se busca un pelo muy largo en las patas, barbas y faldones, con lo que se prima un defecto tipificado como grave en el estándar pues esa longitud va unida a un pelo más blando y sedoso que ondula con el movimiento y rompe la imagen de perro rústico y todoterreno, que es una de las características significativas de la raza. Para conseguir ese pelo hay, a su vez, que buscar un manto inadecuado que se disimula, no siempre del todo, con diferentes trucos en el arreglo pero que va relegando al pelo duro y liso hasta que, a la vuelta de pocas generaciones, no queden perros de calidad con manto correcto, pues los premios mandan a la hora de comercializar las camadas. Por desgracia hay demasiados jueces que premian lo espectacular por delante de lo correcto y descuidan ciertos detalles técnicos que normalmente escapan al ojo poco experto que se deja seducir por lo fácil, pero constituyen la esencia más auténtica de la raza.

Ch. Dakota de Pomerland
Ch. Dakota de Pomerland

Y lo más grave de todo es que una cosa lleva a la otra porque en el perro de utilidad todo está relacionado en un delicado equilibrio de dependencia: NO ES POSIBLE CAMBIAR DE PELO SIN CAMBIAR DE PERRO. Aquí merece la pena que nos entretengamos en analizar en detalle lo que acabo de afirmar tan rotundamente. El manto inadecuado al que me refería, implica mucha mayor cantidad de subpelo y un pelo mucho más largo y suave e incluso ondulado (sobre todo en la línea dorsal). Y ese tipo de manto va unido ineludiblemente a un tipo de estructura también inadecuada o defectuosa, cuajada de detalles indeseables, a saber: sobreangulación trasera, cuello avanzado, cráneo largo y estrecho, mandíbula inferior débil, braceo de jaca en tren anterior, movimiento poco elástico, dificultad en los giros en carrera, carácter inestable … ¿No es como para echarse a temblar? ¿Entendéis ahora la importancia del equilibrio del conjunto de todos los elementos para que podamos seguir considerando en el futuro al SCHNAUZER GIGANTE como uno de los más representativos exponentes del perro de utilidad? Un animal así es un biotopo, un universo en sí mismo y cualquier cambio radical provoca una reacción en cadena de nefastas consecuencias que dará al traste con centenares de años de selección en un tiempo sorprendentemente corto. Esto ya ha sucedido con otras razas y, si no lo remediamos, en breve tendremos que hablar de dos tipos de SCHNAUZER: SCHNAUZER DE BELLEZA y SCHNAUZER DE TRABAJO, pudiéndolos diferenciar a simple vista unos de otros. Se habrá hecho entonces un daño casi irreparable a la raza e incluso me atrevería a decir que se perdería para siempre como perro de utilidad real, pues los criadores se irán decantando por las “líneas de belleza” que es lo que vende y permite continuar dignamente la actividad.

Una luz que brilla en la penumbra

Ch. Dakota de Pomerland
Ch. Dakota de Pomerland

Este proceso, que podríamos perfectamente calificar de degradación de la raza, se viene produciendo desde hace tiempo a causa sobre todo de la actuación de jueces no especialistas que desconocen en profundidad los detalles técnicos o que simple y llanamente “desprecian” las cualidades de trabajo y contemplan al perro en general como un elemento de show. Esto, como digo, lo venimos sufriendo desde hace tiempo (es un mal endémico de las exposiciones de belleza que afecta a muchas razas) pero lo que ha encendido todas mis alarmas ha sido lo visto en la última Exposición Mundial Estocolmo 2008, a la que acudí en compañía de mi buen amigo Alberto Rubio, gran aficionado y peluquero canino con sobrada experiencia en el arreglo de la raza. Prácticamente todos los perros que coparon los puestos de honor presentaban alarmantes señales de lo que aquí denunciamos. Y digo más: algunos de los mejor colocados eran exponentes claros del nuevo SCHNAUZER DE BELLEZA que la frivolidad de algunos jueces está permitiendo que invada el territorio de nuestra querida raza, como la hiedra los jardines, hasta que la cosa ya no tenga remedio. Pero en la penumbra brilla una luz: la que alumbran todos aquellos jueces que sí entienden del tema y valoran las cualidades para el trabajo y, a la hora de calificar, priorizan los detalles técnicos que las hacen posibles. Gracias a su encomiable labor, criadores puristas, entre los que orgullosamente nos incluimos, han podido incrementar su cosecha de éxitos nacionales e internacionales, coleccionando una poblada galería de trofeos, recuerdos de momentos muy gratificantes que compensan de tantas frustraciones. Por esos entendidos juicios, por seguir aprendiendo de ellos, es por lo que continuamos y continuaremos en la brecha.

Lo bello es lo completo

Ch. Merlin de Pomerland y Ch. Dakota de Pomerland
Ch. Merlin de Pomerland y Ch. Dakota de Pomerland

Pues bien, nosotros, que hemos escalado hasta coronar la cima de la calidad en la cría selectiva, nos rebelamos ante esta situación y nos negamos a seguir la línea que nos marcan los acomodaticios y nos aferramos al pellizco de romanticismo que aún adorna esta nuestra locura cinófila. Proclamamos bien alto que SCHNAUZER GIGANTE sólo hay de dos tipos: los buenos y los malos y hay que luchar para que sólo quede uno. Y ése, el bueno, es un perro de gran belleza funcional en el que todos los detalles de su morfología, pelo incluído,  están al servicio de su potencial como perro de utilidad. Lo bonito es fácil de ver, es exterior y superficial y entra directo por los ojos. La belleza es otra cosa, LA BELLEZA con mayúsculas reside en el alma y más que verla se percibe pero hacen falta sensibilidad y conocimientos. Nosotros apostamos por un SCHNAUZER GIGANTE bello por ser completo; lo meramente bonito lo dejamos para otros menos exigentes.
Vamos a volcar nuestros mejores esfuerzos en potenciar el trabajo en el SCHNAUZER GIGANTE, utilizando siempre ejemplares productos de nuestra selección más cuidada, para empapar de BELLEZA con mayúsculas la futura trayectoria del afijo POMERLAND.
Actualmente estamos preparando algunos de nuestros escogidos ejemplares bajo la esmerada dirección del tándem profesional que forman Juan Weber (instructor formador de la RSCE y figurante del CEPPA) y Rosa Marín (instructor formador e.p. de la RSCE):

PUNKY DE POMERLAND, hembra de 3 meses de edad.
OSA II DE POMERLAND, hembra de 8 meses de edad.
KISS ME PLEASE DE POMERLAND, hembra de 11 meses de edad.
JUST A LITTLE BIT OF PEACE DE POMERLAND, hembra de 11 meses de edad.
CH. DAKOTA DE POMERLAND, hembra de 7 años de edad. Ha conseguido Grado I de R.C.I. este año y continúa su carrera.
CH. MERLIN, macho de 2 años de edad. Está entrenando para el Grado I de R.C.I. Este ejemplar (Campeón joven de Luxemburgo y de Gibraltar y Campeón de España con tan sólo 25 meses), ha sido clasificado recientemente entre los 25 mejores perros del año 2008 para competir en la elección del que representará a la R.S.C.E. en el  EUKANUBA WORD CHALLENGE, que tendrá lugar en Long Beach, California (USA).

Y de los que se encuentran trabajando con sus propios dueños como guías podemos citar:

NORIS DE POMERLAND, macho de 5 años de edad, en posesión de BH.
GORGOLYAN DE POMERLAND, macho de 3 años de edad, en posesión de BH.
CH. JOHNNY WALKER DE POMERLAND, macho de 5 años de edad, Campeón de Portugal y Campeón de México en belleza y trabajo.

Rosa Marín con Kiss Me Please de Pomerland
Rosa Marín con Kiss Me Please de Pomerland

Formamos un entusiasta equipo de gente preparada y con experiencia dispuesta a remar contracorriente y encajar las críticas y descalificaciones con tal de responder al S.O.S. de nuestra querida raza, sacarla de su actual desuso y colocarla en el lugar que, por derecho propio, le corresponde entre la élite de los perros de utilidad, tanto en el plano deportivo como en el real y práctico de labores cívicas (policía, rescate,….) o sencillamente familiares (compañía, guarda, …).

En ese sueño estamos y contamos con la comprensión y el apoyo de todos vosotros para hacerlo realidad.

Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *